Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
Óscar Cano. Autor del libro "El juego de posición del F. C. Barcelona. Concepto y entrenamiento".

ISCO: EL MODERNO JUGADOR ANTIGUO

Oscar Cano Moreno

En este putrefacto proceso que sufre el fútbol, y que consiste en legitimar todo cuanto se opone a la esencia del juego, todavía aparecen jugadores que generan resistencia a tan insufrible conspiración.

Cuando todo hacia presagiar que viviríamos los fines de semana midiendo el volumen de desplazamientos inconexos realizados por hercúleos futbolistas preparados en esos horribles "LAB", tan de moda en los clubes elitistas, aparecieron un puñado de artesanos balompédicos que conseguían que aquellos forzudos sudorosos llegaran siempre tarde al presunto lugar de recuperación de balón.

Iniesta, Xavi, Cazorla, Silva y Cesc, se armaron del valor que procede de la excelente utilización del balón para desarmar esas teorías pseudo-científicas que van camino de enriquecer a quienes precisamente menos saben de fútbol y que peor lo juegan.

Como quiera que ganar de esa tan rutilante forma molesta al negocio que unos cuantos tratan de instaurar en un contexto contrario a su conocimiento, andan los comerciantes de la farsa maquinando y orando para que alguno de sus químicos dioses elimine de la escena a todos estos subversivos que emplean bien la pelota.

Entre su maleza repleta de pesticidas aún brotan, para su completa desesperación, jugadores mayúsculos que devuelven el buen olor al casi fermentado globo futbolero.

Uno de ellos es el actual fundador del orden de un Málaga C. F. que crece alrededor de los pies de este joven con el que todos quieren jugar.

Se trata de Isco, un manipulador de contextos que ha transformado a todos cuantos le rodean.

Joaquín, que ha vuelto a sonreir, olvida las líneas exteriores porque ansía aproximarse a quien le respeta sus recursos, mientras Saviola reaparece como aquel adolescente a quien poder encontrar, una y otra vez, en el espacio que separa a los centrales adversarios.

Los de atrás son mejores porque tienen a quien localizar por delante, a la vez que los que acuden desde los costados aparecen, como por arte de magia, en el momento oportuno y sobre el lugar pertinente.

El malagueño hace uso de su facilidad para eliminar opositores siempre con el fin de procurar condiciones óptimas al destinatario de su envío.

Es fascinante observar a jugadores que rellenan el espacio de la indeterminación con ideas que ponen de su parte a la diosa incertidumbre.

En el campo se aleja de las jugadas que van bien encaminadas, para que sigan su natural trayecto, asomándose únicamente para levantarlas de posibles tropiezos.

Pasa con intención, tanto para alargar las interacciones como para tratar de menguarlas, es decir, elige con acierto eso de seguir o terminar.

Conduce y se gira para acabar de girarle el panorama a los que defienden. Altera distancias de relación, desatando elementos de la red contendiente o desarreglando líneas completas.

Es un maestro de la fijación, que aprecia a quienes juegan con él siempre que amontona a sus perseguidores sobre un mismo sector.

En un conjunto tan ácrata en campo contrario, las intervenciones de Isco confirman la aprobación del caos como forma preferente de orden.

Afirmaba Francisco Torres Martínez que "en el cometido del arquitecto está el dar forma a la ocupación del espacio". De eso consta el fútbol del de Benalmádena, de otorgar un formato formidable a la estructura y funcionamiento de los suyos.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Contáctame